20.5.10

No estamos solos

En la defensa de la libertad y autonomía de la infancia y en la bondad de su juego en espacios no estructurados nos acompaña el nuevo premio Alfaguara de novela Hernán Rivera Letelier.
Copio a continuación algunos párrafos, referidos al tema, elegidos entre las declaraciones que ha realizado estos días:
"Nosotros somos los tipos que no pueden ir a recorrer las calles de su infancia porque no existen", suele decir el autor de El arte de la resurrección. En uno de esos poblados fue donde el escritor oyó por primera vez el nombre del protagonista de su novela. "Venís más "descachalandrao" que el Cristo de Elqui", le dijo su madre una tarde en la que llegaba de matar lagartijas y perseguir remolinos de arena por el desierto. (EuropaPress).
 "Él venía sucio y desastrado de jugar en ese desierto que para el escritor fue su patio de juegos y su territorio mítico: "El desierto de Atacama es mi Comala, mi Macondo, mi Santa María".
"Éramos pobres como ratas y andábamos a patadas con los piojos, pero tuve la infancia más feliz del mundo porque el desierto era mi patio de juegos" (El País)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada